Esta masa de forma circular y chata, elaborada con harina de maíz es todo un símbolo y por qué no, también una adicción de los venezolanos. Suelen comerla en cualquier momento del día, para acompañar comidas y guarniciones o incluso sola. Junto con la hallaca, podría decirse que es la comida más consumida en todo el territorio del país.

Para su elaboración se suele utilizar una harina de maíz pre-cocida que se fabrica de manera industrial y a la que solo hay que añadirle agua, sal y se lleva al horno hasta que se cocine de forma pareja. Actualmente, Venezuela cuenta con el curioso récord Guinness de haber elaborado, en el año 2011 en Caracas, la arepa más grande del mundo -pesó 493,2 kilogramos-.

La etimología de la palabra “arepa” se estima que proviene de los indígenas cumanagotos. Este antiguo pueblo originario habitaba el norte de lo que hoy es Venezuela y comían un pan de forma redonda al que denominaban “erepa”, muy similar al que se conoce hoy en día. La masa de este pan era de maíz y de allí se supone que deriva la actual palabra con la que nombra a esta comida.

A veces rellena, otras sola, como acompañante o como protagonista, la arepa es un símbolo para venezolanas y venezolanos que viajan por todo el mundo. En cada sitio que hay un venezolano, allí estará buscando su harina de maíz pre-cocida para hacer su arepa. Y eso, es un signo de identidad cultural.