Pero al hablar de dulces típicos de Venezuela la lista de postres es larga y todos con una cantidad de sabores, colores, texturas y gustos tan variados que hacen que haya uno para cada preferencia.

Los dulces típicos de Venezuela se remontan a las épocas tan remotas cuando los antepasados indígenas combinaron su cultura con la de los españoles, pero no solo hasta ahí, sino que con el tiempo se complementó con diversos aportes de otras tierras extranjeras que pasaron a ser parte de la cultura venezolana.

Pero aunque se tiene una fuerte influencia europea, Venezuela se caracteriza por ser un país caribeño, amazónico y atlántico que hace que las recetas traídas de afuera sean reinventadas añadiendo las frutas y sabores típicos del territorio.

Cuando Cristóbal Colon  hizo su segundo viaje hacia América en el año 1493,  traía en su cargamento un preciado tesoro, la caña de azúcar. Con la llegada de la canna de azúcar se implementó en el territorio venezolano los instrumentos y técnicas para procesar el jugo que se obtenía, además de su procesamiento para endulzar la comida, hábito a la que los españoles estaban habituados pues había sido ingresada en la Península Ibérica muchos años antes por los árabes.

Fue entonces cuando el azúcar se comenzó a procesar en tierras venezolanas con el uso de la mano de obra proveniente de África, que era mucho más resistente que la indígena, mediante el trabajo pesado de la plantación y su posterior proceso en los trapiches.

Claro está que es imposible determinar una fecha precisa de cuando se comenzó a plantar la caña de azúcar en el país, pero las referencias bibliográficas de la fecha parecen apuntar a que todo dio inicio en El Tocuyo, ciudad donde también comenzó el proceso colonizador del territorio.

Pero he aquí un detalle muy interesante e importante, y es que durante la colonia se implementó la fabricación del azúcar blanco, sin embargo en los dulces típicos de Venezuela predomina más la presencia del papelón, que le da a la receta un gusto y color particular.

El papelón se forma a partir de un melado de caña que se cuaja en moldes o formaletas. Este es derretido para preparar un melao o caramelo que no puede faltar en los dulces típicos de Venezuela, llevándolo incluso a forma de bebida cuando se mezcla con agua y limón para formar el papelón con limón o agua panela.

Aunque durante la revolución industrial del siglo XX, la tecnología y los procesos manufactureros se pusieron del lado de la azúcar refinada, y aunque en el país el consumo de este producto es masivo, los dulces típicos de Venezuela se caracterizan por todavía preservar el tradicional gusto de papelón.

Este rubro del papelón, junto con su melao se une a diversos ingredientes como cacao, coco, piña, arroz, ron, diferentes tipos de harinas, frutas tropicales y especies para crear una gran variedad de sabores y colores que forman los dulces típicos de Venezuela.

Pero esto no queda ahí, porque el papelón se puede combinar a la perfección con ingredientes venidos desde tan lejos como las nueces, almendras, uvas, ciruelas pasas, dátiles, higos secos, miel y canela, elementos que son más comunes en la cocina europea, pero que se fundieron en los dulces típicos de Venezuela para dar más sabor y variedad a la cocina de este país.

La versatilidad de los dulces típicos de Venezuela no tiene límite y es común que cada región del país, cada pueblo e incluso cada casa puedan dar un giro especial a las recetas heredadas por los europeos y africanos.

Muchos de los dulces típicos de Venezuela vienen de la mano de las monjas que llegaron a América en misiones evangelizadoras y que ya traían sus tradiciones culinarias, que al principio trataron de mantener como un secreto celosamente guardado.

Sin embargo, las mujeres mestizas, indias y negras que ayudaban a la cocina pudieron llevar a sus casas estas recetas de los conventos y les agregaron un toque propio para convertirlas en tesoros de la cocina venezolana.

Con el pasar de los años, la cultura venezolana volvió a tener aportes extranjeros por parte de los refugiados que abrazo en su interior y que provenían de todas partes de Europa mientras huían de las guerras, haciendo que los dulces típicos de Venezuela tuvieran ahora un toque más europeo como se puede apreciar en la torta “Selva Negra” que hoy en día se encuentra en todas las pastelerías del país.

La gastronomía venezolana, al igual que su gente, es muy variada y muy rica al paladar. Entre los postres venezolanos hay una gama de sabores cada uno con una pinta diferente, y algunos forman parte de nuestra cultura, como por ejemplo el dulce de lechosa se han convertido en un plato navideño. En el oriente del país la Jalea de Mango siempre aparece.

Aquí los 10 postres de Venezuela que te encantarán:

  • Dulce de Lechosa, perfecto para comer en navidad. El dulce de lechosa se cocina lentamente hasta que queda cristalino y finalmente es almacenado en frascos de vidrio, más un lazito rojo si pretendes regalarlo en estas fechas.
  • Buñuelos de Yuca, uno de los postres más conocidos en Venezuela son los buñuelos de yuca, que consisten en unas suaves y crujientes bolitas de yuca bañadas con melado de papelón. Buena combinación entre lo dulce y salado.
  • Quesillo, se puede decir que es una versión venezolana del flan, que se prepara con leche condensada. Tiene un sabor muy particular e indiscutiblemente sabroso.
  • Polvorosas, las polvorosas son de esos postres que se te deshacen en la boca. Son unas galletas que en tan solo 20 minutos pueden estar listas. Son muy fáciles de cocinar.
  • Majarete, el majarete es un postre típico de Venezuela que se come, sobretodo, en la época de la Cuaresma. Claro, nada te impide comerte un buen majarete en julio, por ejemplo.
  • Bienmesabe, seguramente en alguna carretera de pueblo del país te habrás encontrado un letrero en una casita que diga: “Se vende Bienmesabe”. Se trata de un fruto del cocotero llamado también nuez de palma.
  • Jalea de Mango, unos mangos pintones y azúcar son suficientes para hacer una jalea firme o manjar con un acidito sabroso, como pocos.
  • Los Golfeados, nada como unos golfeados con queso de Los Teques, en el estado Miranda. Que ricos son esos pancitos enrollados en forma de caracol, rellenos de papelón rallado y queso, aromatizados con anís.
  • Negritos, los negritos se preparan con nueces, almendras ó avellanas, y la verdad es que estos frutos combinan excelente con el chocolate, los negritos pueden servirse a media tarde ó con el café, su oscura apariencia deja resultar los frutos secos haciéndolos sin duda llamativos.
  • Torta de Plátano Criolla, la torta de plátano criolla es muy popular y de sencilla confección, magnifico acompañante de carnes y pescados, su presencia es oportuna en cualquier menú. Esta receta es una de las favoritas de la gastronomía venezolana.