El pan de jamón consiste en una preparación que incluye -además de jamón- aceitunas y pasas, todo envuelto en una masa de pan arrollada. Lo más habitual es que se consuma para las fechas de fin de año, siendo su elaboración muy frecuente entre los meses de noviembre y diciembre.

Según se sabe, este pan apareció en las panaderías venezolanas en los primeros años del siglo XX, con tal éxito que la receta se popularizó muy rápidamente por todo el país. Sobre su creación existen dos versiones: una que dice que fue la panadería “Ramella”, de Caracas, quien lo presentó por primera vez y otra que asegura que quien lo hizo fue Francisco Banchs, un inmigrante catalán. La receta original, según se sabe, decía que la masa se remojaba en una preparación con vino, clavos de olor y jugo de piña.

En el año 2014, en Venezuela se logró un récord Guinness al elaborar el pan de jamón más grande que se haya hecho jamás, con un tamaño total de unos 20 metros de largo.

Aparentemente, las primeras versiones de este pan solo llevaban la masa y el jamón, por lo que las aceitunas y las pasas fueron agregadas posteriormente. En un principio el jamón se incluía en cubos para luego, con los años ser reemplazado en fetas.

Si bien existen variantes y reversiones de este platillo -hay de pavo, vegetariano, de pescado, de queso y de pollo- la versión más tradicional y aceptada por todos es la de jamón.