Y es que, la mayoría de las regiones en Venezuela preparar las caraotas con un sabor salado, a diferencia del oriente (Sucre y Nueva Esparta) donde su sabor es dulce. Esta siempre ha traído disputa entre quienes no entienden, o les cuesta entender, que existen quienes prefieren sus caraotas con un poco de azúcar. La cosa se ha extendido hasta las redes sociales, y en Instagram y Facebook, usuarios del occidente se burlan de quienes las comen dulces, pero, así mismo, los orientales se defienden y responden con memes en la cual demuestran su orgullo y gusto por comerlas con azúcar. Pero… ¿Está mal comer las caraotas con azúcar?

La respuesta a esta pregunta la resumió una usuaria en steemit compilando una serie de autores y libros que dan cuenta, que en principio, las caraotas en el país se consumían dulces, hasta finales del siglo XIX en la cual se optó en varias regiones del país, por prepararla saladas. La usuaria mostró disgusto por la disputa suscitada en las redes sociales, y condenó las burlas y memes sobre a quienes las preferirán con azúcar; la autora fue contundente y planteó que las caraotas se comen como la deseen: “dulce o saladas, y dejemos la disputa”.

Así como pasa con el mondongo, que su forma de prepararlas en el occidente y oriente varía según lo salado o dulce, las caraotas también representan esa rica diversidad y estilos a la hora de identificar y degustar. La comida nos debe unir… ¡Buen provecho!