Historia del plato

La versión más aclamada sobre su historia nos lleva al siglo XVIII, cuando estaba transcurriendo la época colonial. Y los españoles imponían bastantes reglas estrictas a los locales.

Siendo así, que como la comida para los nativos y esclavos era muy poca, tuvieron que adaptarse y no desperdiciar nada. Por lo cual, con la mezcla de todas las sobras diarias ?carne, caraotas negras (o también conocidos frijoles en otros lugares de América) y arroz? además del plátano, lograron crear el famoso pabellón criollo.

Características y beneficios

La mezcla de sabores que integran al plato, ha sido precisamente lo que le otorgó popularidad, y permitió que se mantuviera presente incluso durante épocas más prósperas.

A este pabellón, además de sus ingredientes básicos, se le suele decorar con alimentos como tomate, ají, cebolla, queso, aguacate, huevo, pimentón y zanahoria rallada, y se sirve acompañado de arepa o yuca.

Pero en tal caso que tu estilo de vida no te permita consumir pabellón, no te preocupes, que para ello existe la variante vegetariana. Donde se reemplaza a la carne por berenjenas.

O si quieres limitar su consumo de arroz, o sencillamente no te gusta, este puede ser sustituido por espagueti, y decorado con huevo frito.

Por otro lado, en las costas de Venezuela, la carne desmechada puede cambiarse por carne de pescado o carne molida.

Buscando con el cambio y adición de ingredientes, siempre adaptarlo a las necesidades del comensal.

Cosa que le ha permitido reunir una gran cantidad de proteínas y nutrientes, que hacen bien a nuestro cuerpo, y regulan el buen funcionamiento del mismo.